9 cosas que no sabías de los gatos

Seas amante o no de los hermosos felinos, no puedes perderte este post: 9 cosas que no sabías de los gatos. ¿Creías que ya lo sabías todo de ellos? ¡Aquí te demostraremos que estabas equivocado!

Esto es claro: los gatos son una de las mascotas más populares de los últimos tiempos, a pesar de que lleven merodeando por el mundo diversos siglos. En realidad no sabemos muy bien qué es lo que está sucediendo con ellos, pero los humanos nos estamos enloqueciendo con su presencia, no solo por la gran compañía que representan, sino por la peculiar forma en que nos demuestran su cariño.

Recordemos que estos felinos al ser tan independientes, se convierten en criaturas bastante misteriosas. De hecho hay quienes afirman que son seres malhumorados, pero tenemos la fuerte convicción de que esto no sucede en todos pues ya depende de cómo son criados por sus amos.

Para no adelantarte más, ahora sí te dejamos con los datos más curiosos de estos extraordinarios animales. Cuéntanos si tienes algo más que aportarnos, o si por el contrario, hay algún punto que te llame la atención. ¡No dejes de compartirlo!

 

¿De dónde provienen?

cosas-no-sabias-gatos-8

Creative Commons/ Bushidotorres

La verdad es que los gatos llegaron a América desde Europa alo largo del siglo XVIII, con el objetivo de combatir plagas. Sí, estos animales son bastante eficientes.

¡Deja que seas uno de los suyos!

cosas-no-sabias-gatos-4

Creative Commons/ Fernando Della Flora

Atención: si alguna vez un gato te ha lamido las manos, el pelo, o en su defecto el rostro, ¡alégrate! Esto quiere decir que además de simpatizarle, quiere tratarte como uno de los suyos y por eso es que intenta acicalarte como ellos.

¿Cómo sabes si ganaste su confianza?

cosas-no-sabias-gatos-3

Creative Commons/ Salar Hassani

Si en algún momento ves que estos animalitos se acuestan boca arriba cuando te ven, quiere decir que te tienen mucha, pero mucha confianza. Lo anterior se debe a que esta es la única posición en la que ellos no pueden defenderse de un ataque.

¿Escuchaste un “miau”? ¡Tu mascota intenta decirte algo!

cosas-no-sabias-gatos-5

Creative Commons/ Juan Castro

Curiosamente, es rara la vez que estas criaturas recurren a este característico sonido para comunicarse con otros gatos. De hecho, solo suelen hacerlo cuando intentan expresarle algo a nosotros los seres humanos. ¡Qué tierno!

La mascota femenina por excelencia…

cosas-no-sabias-gatos-1

Creative Commons/ Yandi Muñoz Valera

Te juramos que no estamos intentando ser sexistas ni nada por el estilo. Solo te estamos contando un dato curioso que fue comprobado científicamente: ¡los gatos suelen obedecerles más a las mujeres que a los hombres, porque reaccionan mejor frente a un tono de voz agudo!

Nunca dejes de bañarlo, así esté enfermo

cosas-no-sabias-gatos-6

Creative Commons/ José Manuel Vaquera

Esto es muy importante: cuando tu gato tenga una recaída en salud y de pronto deje de bañarse, hazlo tú. Como sabes, estos seres son demasiado aseados y podrían hasta perder las ganas de vivir si se sienten sucios y olvidados.

Son únicos e irrepetibles…

cosas-no-sabias-gatos-7

Creative Commons/ Soraya Sato

Así como los seres humanos poseemos huellas digitales que son únicas, la forma con la que cuenta la nariz del gato también lo es. ¡Créenos que no hay dos gatos con el mismo diseño! ¿Ves las similitudes que tienen con nosotros?

Poseen un oído demasiado fino

cosas-no-sabias-gatos-9

Creative Commons/ Rafael Cuberos Miranda

Los oídos de los gatos son ultrasónicos. ¿Qué quiere decir esto? ¡Pueden escuchar frecuencias que son inaudibles para ti! Por ejemplo, los sonidos que los roedores suelen utilizar para comunicarse. ¡Ahora lo entendemos todo!

Hay una planta que los embelesa

cosas-no-sabias-gatos-2

Creative Commons/ Jorge Vogelsanger

Lo que ocurre es que existe una planta que pareciera que los hipnotiza. Se trata de la Nepeta Cataria, también conocida como “La menta de los gatos”, perteneciente a la familia del tomillo y la lavanda. Su perfume genera en el felino un comportamiento muy parecido al de una hembra en celo.